Desde el mismo momento que te despiertas, estas tomando decisiones de las cosas que debes hacer durante el día para acercarte cada vez más a tus metas personales. Estas decisiones se ven afectadas cuando por falta de claridad, tus emociones se interponen con lo que quieres realizar. Esta interferencia se presenta cuando tu mente quiere algo distinto a lo que tu corazón quiere.

Le llamamos corazón, pero en realidad la falta de claridad es entre la mente lógica y la mente creativa. Ambas están presentes a la hora de tomar decisiones. Ambas se encuentran activas en todo momento actuando a favor de lo que quieres y muchas veces están esperando dirección para poder actuar con más seguridad. La poca dirección y la falta de claridad se traduce en dificultad para tomar decisiones.

En PNL esta falta de claridad es la interrupción de la conexión que existe de la mente con el cuerpo. Como seres emocionales, tenemos que estar pendiente de los pensamientos que están presente a la hora de tomar decisiones. Si los pensamientos no están alineados con lo que tu corazón quiere, la respuesta será miedo, desconfianza, retardo y  preocupación trayendo como consecuencia, frustración por la falta de logros y junto con ellas, pérdida de confianza y  autoestima.

 

¿Pero cómo saber si esto te está sucediendo?

La manera más fácil de descubrir seria leyendo a continuación y respondiendo si alguna de ellas corresponde con tu situación.

  • Cuando no sabes el porqué estás realizando las cosas
  • Cuando dudas de lo que eres capaz de realizar
  • Cuando crees que lo que debes hacer no es correcto
  • Cuando lo que quieres realizar no se apegan a tus valores
  • Cuando dudas de tus capacidades
  • Cuando tu conducta no refleja quien eres
  • Cuando la toma de decisión está afectando el bienestar de otros.

Reconocer lo que está sucediendo es lo más importante para la solución de la toma de decisión. Una vez que identifiques lo que te detiene, la toma decisión será sencilla de realizar.

Estar consciente de las decisiones que vas a tomar, van reforzadas no solo de lo que quieres en el momento, sino también de tus valores, tus creencias, tus limitaciones como persona. Al estar claro hacia dónde vas, la toma de decisión será más fácil de realizar. Tu sabes lo que quieres, es solo cuestión de organización, claridad y saber el por qué lo estás haciendo. Si aún, la toma de decisión continúa siendo un reto, no dudes en escribirme con tus comentarios para apoyarte en la búsqueda de la solución.

Autor:
Guille Hernandez,
Salud y Bienestar Coach – Master Programador Neurolingüístico – Hipnosis – Meditación
info@ithinkcoach.com
www.ithinkcoach.com

Suscríbete a nuestro Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

Descubre en tan solo 30 minutos como te puedes beneficiar y tu vida cambiar.  Ten la confianza en ti mismo de que las cosas pueden estar mejor y permite que esta llamada sea para aclarar cualquier duda y asegurarte de que esto en realidad es para ti. No permitas que el miedo te continúe distanciando aun más de tus metas. 

 

¡Toma el control! Consulta telefónica de 30 minutos

¡TOTALMENTE GRATIS!

Gracias! Sólo falta que confirmes la suscripción enviada a tu correo!

%d bloggers like this: